Los packs íntimos que se están haciendo conocidos en Facebook

En un mundo saturado de pornografía, los adolescentes de toda Latinoamérica están volviendo a lo básico. A lo ilegal. A través de decenas de grupos de Facebook los jóvenes más curiosos, que, por lo que pude ver, van de México hasta Argentina, se han organizado para compartir sus packs. A saber: carpetas llenas de fotos y videos de niñas en edad de colegio (o eso parece) mostrando todo.

La milenaria práctica de espiar en el vestidor de las niñas se está convirtiendo en una red de porno infantil, y parece que a nadie le importan mucho las implicaciones éticas y legales.

La dinámica, explicada de manera sencilla, se trata de lo siguiente siguiente: un joven X en, digamos Saltillo, México (que es el país desde el que la mayoría de ejemplos de este fenómeno se origina), se une con un clic a uno de los cientos de grupos para compartir packs que existen en Facebook, y publica algo como lo siguiente:

ClkVDUSUoAAnq6d

En unos segundos, los likes empiezan a llegar desde Córdoba, en Argentina, desde Antofagasta, en Chile, desde Caracas, Venezuela, y Bogotá, Colombia. Cuando los likes llegan a la cifra indicada, el joven X publica en los comentarios un enlace a Megaupload, uno de los muchos servicios de nube en internet que fueron diseñados para compartir archivos que son demasiado pesados para un correo electrónico.